Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

Read Green Left Weekly, our sister publication





Syndicate

Syndicate content

El llamado histórico de Hugo Chávez para conformar una V Internacional Socialista

por Federico Fuentes

2 de diciembre de 2009 -- CADTM/Green Left Weekly -- Hablando a los delegados del Encuentro International de Partidos de Izquierda realizado en Caracas, el presidente venezolano, Hugo Chávez señalo “que llegó la hora de que convoquemos a la Quinta Internacional. Frente la crisis capitalista y la amenaza de guerra que poner en peligro el futuro de la humanidad, la unidad de partidos de izquierda y revolucionario dispuesto a luchar para el socialismo “es un clamor del pueblo,” dijo Chávez.

Como su llamado en 2005 a construir el “Socialismo de Siglo XXI” y su anuncio de la construcción de un partido de la revolución al final del 2006, el llamado de Chávez a unificar la izquierda en torno a la Quinta Internacional representa en hecho histórico.

Se basa en la experiencia de los cuatro previos "internacionales" socialistas, la primera creada por Karl Marx en 1964, que colapso. La Segunda Internacional fue creada en 1889, pero fracasó cuando varios de los partidos afiliados tomaron la posición de apoyar a sus propios gobiernos en el derramamiento de sangre que fue la Primera Guerra Mundial.

La Tercera Internacional fue fundada a raíz de la Revolución Rusa. Sin embargo, como Chávez dijo este se “degenero” bajo el estalinismo y “traiciono” las luchas por el socialismo en todo el mundo.

Leon Trotsky fundó la Cuarta Internacional en 1938. Sin embargo, Trotsky murió en 1940 y sus seguidores nunca consiguieron un apoyo de masas. La presente convocatoria para una nueva internacional también es histórico, por la autoridad política del propio Chávez: el líder de un movimiento revolucionario compuesto de millones que luchan por una sociedad socialista

Al culminar el Encuentro, realizado entre el 19 al 21 de noviembre, y donde se aprobó la propuesta de ira hacia la construcción de la Quinta Internacional Socialista “como una instancia de los partidos y corrientes socialistas y movimientos sociales del mundo en la cual armonicemos una estrategia común para la lucha antiimperialista, la superación del capitalismo por el socialismo,” Chávez reafirmo su llamado, esta vez en su discurso de apertura como presidente del partido en I Congreso Extraordinario del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Frente a los 772 delegados elegidos desde las bases, en un proceso inédito donde participaron cerca de un millón de militantes del partido, solicito que se incluya la propuesta de crear la Quinta Internacional Socialista en la agenda de debate de Congreso.

“Pido a este I Congreso Extraordinario del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que incluya en su agenda de debate, la propuesta de convocar a los partidos políticos y corrientes socialista a crear la Quinta Internacional Socialista como una nueva organización que se adecué al tiempo y a los desafíos que vivimos, y se convierta en un instrumento de unificación y articulación de la lucha de los pueblos para salvar a este planeta”, señaló Chávez.

La propuesta ahora será discutida dentro el marco de este Congreso Extraordinario, que se desarrollará durante los próximos cuarto meses, finalizando en Abril, para cuando esta pautada el Congreso fundacional de la Quinta Internacional. Discusión que no solamente debe quedarse entre los delegados - denominados “mi vanguardia” por Chávez - sino que “deben trascender al pueblo, a las organizaciones sociales, y demás formas de participación popular del país.”

Como también seguramente será discutido internacionalmente entre los partidos y corrientes de izquierda, quienes tendrán que tomar partido frente esta propuesta transcendental, y que seguramente será adoptado como suyo por un partido revolucionario de masas en construcción.

Unidad frente la contraofensiva imperialista

El eje de discusión del primer día fue el tema de la ofensiva imperialista en la región, particularmente la expansión de bases militares y el golpe en Honduras.

Estuvieron presentes delegados de 55 partidos de más de 30 países, representado elementos de la vieja y nueva izquierda emergente, incluyendo un número de partidos comunistas y social demócrata de Asia y Europa, fuerzas de liberación nacional de África y el Oriente Medio, nuevos partidos de izquierda como Die Linke (Alemania), Bloco de Esquerda (Portugal), Partido de Izquierda (Francia), y fuerzas radicales y de izquierda de América Latina, algunas viejas, como el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y algunos nuevos, como el Movimiento al Socialismo (Bolivia) y, por supuesto, el PSUV.

Casi todos los intentos de construir un nuevo modelo de sociedad en el Siglo XX fueron destruidos por la fuerza del imperialismo, explico Nicolás Maduro, de la dirección nacional del PSUV y Canciller de la República Bolivariana. “Solamente hubo una experiencia que tuvo la suficiente fuerza política, militar y popular, y una dirección revolucionaria, para sobrepasar todos los planes del imperialismo: la Revolución Cubana.”

Con el comienzo del Siglo XXI, emergieron nuevos movimientos revolucionarios y nuevos sujetos y dirigencias políticos, que cambiaron la situación en la región. La elección de Obama creo muchas expectativas y esperanza en gran parte de la población de unas nuevas relaciones de dialogo en el continente. Pero la ilusión fue rápidamente desmontado por la realidad de sus acciones, dijo Maduro.

Mientras el ALBA avanzaba como un “proyecto sólido de integración y unión de nuestros países y pueblos,” incorporando a Ecuador y varios países caribeños, ocurrió el golpe en Honduras. Un golpe dirigido contra el ALBA y sostenido por el EE.UU, explico Maduro.

Luego vino el anuncio del acuerdo con Colombia para la instalación de 7 nuevas bases militares, “un poderoso amenaza contra los movimientos revolucionarios en nuestro continente,” agrego.

Frente esto, la unidad de las fuerzas progresistas y de izquierda es necesario para crear un movimiento por la paz y justicia y para convertir al continente en un “territorio libre de bases militares estadounidenses” señalo Maduro.

Jorge Marti, jefe del departamento de relaciones internacionales del Partido Comunista de Cuba, intervino para explicando que “debemos decir que, por ahora, la izquierda no esta a la altura del desafío,” por la cual era necesario definir claramente una estrategia de lucha común.

Frente la posibilidad de la victoria de fuerzas de derecha en las elecciones próximamente a realizarse en países como Chile y Brasil, Nidia Díaz de la dirección del Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador planteo que “si solamente pensamos en victorias electorales y no en la acumulación de fuerzas sociales para el cambio, será fácil pintar una imagen negativa.” Por eso es necesario impulsar las bases de paz, propuesta de Chávez, para la acción y movilización de nuestros pueblos. “Nosotros somos simples voceros de nuestros pueblos que hoy en día resisten” explico la Cancillera de Honduras, Patricia Rodas. Nuestro deber es construir un espacio común de partidos para consolidar la unión de nuestros pueblos “y hacer posible la creación de una fuerza inédita, diversa,” porque ellos quieren que “destruir esa misma democracia por la cual bajamos nuestras armas.”

Finalizando las intervenciones, Héctor Navarro, de la dirección nacional de PSUV, afirmo que “el problema no son las bases, el problema es la crisis estructural del capital…Lo que enfrentamos es la sobrevivencia de la humanidad.” Este escenario de encuentro de fuerzas de izquierda debe ser visto como un teatro de operación para desatar una lucha para la defensa de la humanidad. Debe surgir un espacio de coordinación en el corto plazo, por que “el imperio no nos va a dar tiempo para prepáranos.”

Un Internacional Socialista para el Siglo XXI

El segundo día arranco el discusión de que tipo de coordinación era necesario.

Valtar Pomar, secretario de relaciones internacionales de Partido de los Trabajadores de Brasil, expuso que lo fundamental era la defensa de la línea de integración regional, o dicho de otra manera, la lucha antiimperialista, como estrategia para la unidad de la izquierda. Si vemos el tema del socialismo como el punto mínimo de acuerdo, esto podría llevarnos a la división. Por esto el PT seguirá prioritizando el Foro de Sao Paulo, señalo Pomar.

La izquierda necesita un espacio de coordinación, que debe ser más dinámico y activo que el FSP, respondió Aristóbulo Isturiz, uno de los vicepresidentes regionales del PSUV.

El FSP se constituyó en los años noventa como una iniciativa del PT para reagrupar la izquierda latinoamericana en el contexto de la caída de la Unión Soviética. Hoy en día, el Foro, al igual que el PT, se ha desviado mucho de sus raíces más radicales, para convertirse en un espacio de puro discusión, dominado por las fuerzas reformistas

Mientras diferencias empezaron a emerger, fue la intervención de Chávez más tarde ese día que partió aguas. “El imperialismo yanqui esta preparando una guerra en America Latina….Casi siempre ha sido el caso que los Estados Unidos ha salido de situaciones de crisis vía la guerra” alerto.

Pero, al mismo tiempo, las condiciones para construir el socialismo están dadas, argumento Chávez. Por eso pidió que “me dejen seguir adelante junto con los que quieren acompañarme,” en la creación de la Quinta Internacional Socialista.

Un Internacional sin manuales, explico Chávez, donde los matices son bienvenidas y donde no debe haber temor algún que nosotros queremos dominarlo.

Criticó duramente el ejemplo del Partido Comunista de la Unión Soviética, que impuso sus dogmas tales como “el socialismo en un solo país” a sus partidos satélite a nivel internacional. Esto llevo a que muchos PCs en America Latina rechazaran al Che Guevara, debido a sus diferencias con el dogmatismo soviético, dijo Chávez.

Un Internacional nuevo que, frente el fracaso del socialismo real y la social democracia, incorpore el espirito y acumulación de patrimonio que dejaron a la humanidad los fundadores de los cuarto internacionales previos: Carlos Marx, Federico Engels, Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo, José Carlos Mariategui y León Trotsky.

Y que también incorporar las ideas del pensamiento latinoamericano de Simon Bolívar, Francisco Morazán, Maurice Bishop, y Sandino, entre otros, junto con las ideas del nuevo socialismo del Siglo XXI.

Un nuevo proyecto de coordinación de la izquierda de ser internacional para confrontar el imperialismo, derrotar el capitalismo y luchar por el socialismo, señalo. Donde se debe trabajar en la elaboración de un manifestó para unificar los criterios en torno al socialismo en el Siglo XXI. Frente la intervención de uno de los delegados que planteo que ya existen otras organizaciones de coordinación entre partidos, la respuesta de Chávez fue contundente: existen muchos espacios de discusión pero ninguno de acción concreta, por la cual muchos de ellos hoy en día están muertos.

“Se ha perdido mucho tiempo, seguir perdiendo tiempo y a veces buscando excusas para la inactividad. Yo considero eso traición con la esperanza de nuestros pueblos”. Lo que necesitamos es coordinación de partidos de izquierda, “pero de izquierda de verdad.”

“Nos toca a nosotros asumir papel de vanguardia”

Mientras varios partidos notaron sus reservaciones el próximo día, planteando que solamente era posible una unidad sobre puntos específicos, y que era necesario debatir temas programáticos antes de poder asumir la propuesta, la respuesta a favor del planteamiento de Chávez tuvo mucho echo.

“No podemos seguir simplemente debatiendo…necesitamos definir claramente que es lo que queremos, y el proyecto alternativo para America Latina es el socialismo” afirmo Salvador Sánchez Ceren del FMLN y vicepresidente de El Salvador, en su intervención a favor de la propuesta.

Los comentarios de Sánchez provocaron una reacción del presidente salvadoreño, Mauricio Funes, un independiente elegido en la lista del FMLN, quien distanció su posición personal y el de su gobierno, de cualquier apoyo para el Socialismo del Siglo XXI.

La delegación del Movimiento al Socialismo de Bolivia relató que se habían comunicado con la dirección de su partido y con presidente Evo Morales, quienes tomaron la posición de apoyar la propuesta y participar activamente en todas las comisiones para la preparación del Congreso. Ricardo Patiño, de Alianza País y Ministro de Gobierno en Ecuador, también anuncio la decisión de su partido de participar.

Comprometiendo el apoyo activo “de la resistencia,” Rodas también hablo en favor de la propuesta.

Es decir, los liderazgos políticos existentes de los movimientos más importantes para el cambio - a los que hay que añadir el Partido Comunista de Cuba que no expreso una posición formal en la reunión - expresaron su voluntad y deseo de trabajar para una organización de coordinación internacional.

Junto con la aprobación de una resolución especial para “crear un Grupo de Trabajo conformado por aquellos partidos y corrientes socialistas y movimientos sociales que suscriben esta iniciativa, para preparar un agenda donde se definan los objetivos, contenidos y mecanismos de esta instancia mundial revolucionaria” se aprobó el Compromiso de Caracas. El documento reafirma que frente a la “crisis estructural del capital, donde se combina la crisis económica, con una crisis ecológica, una crisis alimentaría y una crisis energética, que en su conjunto representa una amenaza mortal a la humanidad y a la madre tierra” la única alternativa posible es “el Socialismo del Siglo XXI.”

Otra vez revindicando las primeras cuarto internacionales, esta vez en el Congreso del PSUV, señalo que el problema fue que los anteriores “se quedaron en el camino por distintas razones. Algunas tomaron fuerzas y otras se apagaron con el tiempo, pero ninguna sirvió ni pudo avanzar hacia los grandes fines de los grandes convocantes.” Agrego que este Internacional tenía que ser una para la victoria de las fuerzas socialista. “Además todas fueron convocadas desde Europa, donde nació con fuerza esa tesis del socialismo científico al calor de grandes luchas populares, obreras, y el dominio de la burguesía", recalcó.

Pero, hoy en día, creo que es posible decir que “el epicentro de las luchas revolucionarias, de las luchas socialistas, hoy en el mundo, comenzando el siglo XXI está aquí en nuestra América y a Venezuela le toca ser epicentro en esa batalla. Nos toca a nosotros asumir papel de vanguardia y tenemos que asumirlo así, compañeros, compañeras para que nos demos cuenta y tomemos conciencia de la gigantesca responsabilidad que tenemos sobre nuestros hombros.”

[Federico Fuentes y Kiraz Janicke fueron delegados de la Alianza Socialista (Australia) en el Encuentro Internacional de Partidos de Izquierda.]

Powered by Drupal - Design by Artinet