Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

Los lazos del gobierno srilanqués con Israel exponen su duplicidad

Donald Perera, embajador de Sri Lanka a Israel, en su oficina de Tel Aviv.

[English at http://links.org.au/node/1841.]

Por Chris Slee

14 de agosto de 2010 -- Links International Journal of Socialist Renewal -- El 21 de julio el periódico israelí Yedioth Ahronoth publicó una entrevista con Donald Perera, embajador de Sri Lanka en Israel. Perera, ex-comandante srilanqués de la fuerza aérea y ex-jefe del estado mayor de defensa, agradeció profusamente a Israel su ayuda en la lucha contra el LTTE (los Tigres Libertadores de Tamil Eelam), diciendo: “Por años Israel ha ayudado a nuestra guerra contra el terror mediante el intercambio de información y la venta de tecnología militar y equipo… Nuestra fuerza aérea incluye 17 aviones de combate Kfir, y también tenemos lanchas patrulleras Dabur. Nuestros pilotos fueron entrenados en Israel, y hemos recibido billones de dólares en ayuda durante los últimos años. Esta es la razón por la cual pedí ser asignado a Israel -- un país que considero socio en la lucha antiterrorista.”

Perera también expresó el apoyo para Israel contra los palestinos, comparando Hamas al LTTE. Refiriendo al ataque de Israel a un barco turco destinado a Gaza, él dijo: “Como hombre militar yo puedo entender que Israel tuvo que protegerse. Debido a la vasta exeriencia de Sri Lanka en su lucha contra el terror, puedo decir que Sri Lanka apoyará siempre a los países que también se oponen (al terrorismo).”

La parcialidad anti-Palestina evidente de éstos comentarios avergonzó al gobierno srilanqués, y el embajador alegó más adelante que habia sido citado erroneamente. Pero los hechos de la ayuda militar de Israel a Sri Lanka demuestran claramente el vinculo cercano entre los dos países.

La entrevista nos ayuda a exponer la manera de la cual el gobierno srilanqués de presidente Mahinda Rajapaksa da mensajes contradictorios a diversas audiencias. Al hablar con los gobiernos del tercer mundo, y especialmente los más radicales tales como Cuba, Bolivia y Venezuela, el gobierno de Rajapaksa intenta retratarse como víctima del acoso de los poderes imperialistas. Pero la entrevista de Perera demuestra que Sri Lanka es un aliado de Israel, un opresor por derecho propio y un aliado cercano del principal opresor del mundo, los Estados Unidos.

Hasta hace poco tiempo Sri Lanka ha sido muy exitoso en ganarse el apoyo de los países del tercer mundo. Podía el año pasado persuadir al consejo de los derechos humanos de la O.N.U para rechazar una resolución suavemente crítica de la situación de los derechos humanos en Sri Lanka y en su lugar aprobar una resolución que felicitaba al gobierno srilanqués en su victoria sobre el LTTE y que ofrecía “ayuda a Sri Lanka en la promoción y protección de derechos humanos”. Fueron principalmente los países del tercer mundo que apoyaron esta resolución.

Este año, sin embargo, el gobierno srilanqués ha tenido menos éxito en la esfera diplomática. No pudo bloquear la decisión de secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon para establecer un panel de tres personas para investigar crímenes de guerra en Sri Lanka. Sus tentativas de persuadir el movimiento no alineado (MNA) de adoptar una declaración que se oponía al panel fracasaron.

Porque las decisiones del MNA son tomadas mas por consenso que por votación, la falta de estar de acuerdo con la declaración propuesta no indica necesariamente el apoyo de la mayoría para el panel de Ban Ki-moon. Pero indica que los países del tercer mundo no se unen en oposición a ella.

Tradicionalmente, los miembros del MNA han sido reticentes en aceptar cualquier cosa que podría aparecer, como una interferencia en los asuntos internos de los estados miembros. Tienden a ser sospechosos de propuestas para investigar violaciones de los derechos humanos, porque tales investigaciones apuntan generalmente los países del tercer mundo, mientras que los crímenes de los poderes imperialistas no están generalmente expuestos a un escrutinio similar. Los Estados Unidos y otros gobiernos occidentales utilizan a menudo la retórica de los “derechos humanos” para atacar a los gobiernos que no son suficientemente subordinados, tales como Irán, Cuba y Venezuela.

Éstas son preocupaciones válidas. Pero esto no significa que todas las demandas para las investigaciones en violaciones de los derechos humanos de gobiernos del tercer mundo son simplemente un reflejo de intereses imperialistas. Son a veces una respuesta a las preocupaciones justificadas por la opresión verdadera. Y las violaciones de los derechos humanos en países imperialistas no son ignorados totalmente. Por ejemplo, Australia ha sido investigada por su tratamiento de refugiados y de indígenas.

En el caso de Sri Lanka, el problema de los crímenes de guerra ha sido puesto en la agenda internacional sobre todo por las campañas de la diáspora Tamil, que protestó en las calles de numerosas ciudades occidentales contra la masacre de 30.000 personas, cantidad estimada en las semanas últimas de la guerra.

Las protestas grandes pueden influenciar a veces las acciones de gobiernos imperialistas. La unión europea había apoyado fuertemente al gobierno srilanqués en su guerra contra el LTTE, pero las protestas de la diáspora Tamil la forzaron a fingir la preocupación por derechos humanos en Sri Lanka. Esto llevó a la decisión reciente por la UE de quitar el acceso preferencial para las exportaciones srilanquesas a los países de la unión europea hasta que se cumplan ciertas mejoras con relacion a los derechos humanos.

La decisión de Ban Ki-moon para establecer el panel para aconsejarlo sobre crímenes de guerra en Sri Lanka fue también, por lo menos en parte, una respuesta a la conciencia popular levantada por las protestas de la diáspora Tamil. La buena voluntad de algunos miembros del NAM de apoyar el panel fue también un reflejo de la preocupación cada vez mayor por los derechos humanos en Sri Lanka.

Sin embargo, el establecimiento tardío del panel, más que un año después del final de la guerra, y su lentitud en comenzar su trabajo, sugieren que sea poco probable alcanzar mucho. No parece como un esfuerzo serio para investigar ni las atrocidades que ocurrieron en la guerra, ni la opresión que continúa hoy.

Si hace bien su trabajo (aunque parezca improbable), el panel de la O.N.U podría ayudar a aumentar el conocimiento de la opresión del pueblo Tamil en Sri Lanka. Pero no puede ser un substituto para las luchas del pueblo Tamil y de sus aliados, tanto en el interior como en el exterior de Sri Lanka.

La exposición de los vinculos cercanos de Sri Lanka a Israel puede ayudar a ganar el apoyo más amplio para la lucha del pueblo Tamil entre la gente progresiva en todo el mundo, y de tal modo consolidar el movimiento de la solidaridad.

[Chris Slee es un activista australiano en solidaridad con la lucha Tamil y un miembro de la alianza socialista en Melbourne.]

Powered by Drupal - Design by Artinet