Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

Imperialismo, fundamentalismo y revolución árabe: Socialismo o terrorismo

Foto
Soldados de las tropas especiales de la marina estadounidense (Navy Seal). Esta fuerza fue la responsable del asesinato del líder de Al Qaeda.

[Published first in English at http://links.org.au/node/2297.]

Por: Farooq Tariq

Fecha de publicación: 01/06/11-- America XXI -- Disyuntiva: el asesinato de Osama Bin Laden puede provocar un renacimiento de Al Qaeda en medio de la gran Revolución Árabe. Terrorismo imperial y terrorismo religioso se retroalimentan en una escalada reaccionaria que no tiene fin. La era de ataques suicidas, explosiones de bombas y otros medios violentos es mucho menos eficaz que el levantamiento popular del pueblo árabe para cambiar la calidad de vida de las poblaciones. Recorrer el camino desde el cambio de regímenes a la alternativa socialista es el desafío. El autor es militante del Partido Laborista de Pakistán.

Durante los primeros cuatro días después del asesinato de Osama Bin Laden, la reacción de las masas en Pakistán fue muy variada. En Punjabi (la provincia más habitada del país) hubo una compasión generalizada hacia Bin Laden, aunque no muchos la expresaron. En Sindh las respuestas difirieron según la ciudad; en Karachi, por ejemplo, hubo una mayor conmiseración hacia Bin Laden y una condena al ataque estadounidense. No pasó demasiado en la provincia de Khaiber Pakhtoonkhawa, donde Bin Laden fue asesinado. También Baluchistan (última de las cuatro provincias) respondió levemente en contra de los asesinatos. Pero la reacción en contra del ataque está creciendo en la ciudad de Abbotabad y alrededores; y se expandirá a otras áreas del país.

Muchos fundamentalistas religiosos huyeron de Afganistán y se refugiaron en Baluchistan y Khaiber Pakhtoonkhawa. Gobernaron esas provincias de 2002 a 2008, mientras el presidente-dictador pakistaní, el General Pervez Musharraf, jugaba a dos puntas con el imperialismo estadounidense: por un lado se unía a la coalición de la “guerra contra el terrorismo”, mientras por el otro dependía del crecimiento de los fundamentalistas para recibir más apoyo económico y militar de Estados Unidos en nombre de la lucha contra el terrorismo. Osama Bin Laden debe haber cruzado a Pakistán durante este período.

El ataque de mayo tomó a todos por sorpresa; nadie esperaba un acto tan descarado después de la reciente liberación de David Ramond, el agente de la CIA que este año había matado a dos pakistaníes a plena luz del día en Lahore (principal ciudad de Punjab). En comparación con las leves reacciones suscitadas por el asesinato de Bin Laden, las protestas masivas frente a los crímenes de Ramond han sido tan fuertes que pusieron al gobierno en una posición defensiva. Con este ataque el imperialismo estadounidense parece haber avanzado en su conquista de Pakistán.

Partidos políticos religiosos como Jamaat Islami y Jamiat Ulemai Islam guardan silencio frente a los asesinatos y atrocidades cometidos por Al Qaeda, pero acusan a los norteamericanos por su “violación de la soberanía pakistaní”. Estos partidos no tardarán mucho en organizar actos de solidaridad hacia Bin Laden y en salir a la calle en contra del ataque.  

Los partidos burgueses como Partido del Pueblo Pakistaní (PPP) y las dos fracciones de la Liga Musulmana Paquistaní (N y Q) apoyan las acciones estadounidenses; las ven como una gran victoria frente al crecimiento del fundamentalismo religioso. El Gobierno no ha brindado todavía una explicación coherente. En su lugar, varios oficiales hicieron declaraciones contradictorias.

Alianza con el imperialismo

Durante el último año los gobiernos de Pakistán y Estados Unidos cimentaron su relación. Crecieron las visitas de intercambio entre funcionarios de inteligencia y el número de visas proporcionadas a agentes de la CIA. El gobierno pakistaní también ha dado a Washington vía libre para los bombardeos de aviones no tripulados, abandonando la pretendida condena que practicó al comienzo de los ataques.

Washington sabía que Osama Bin Laden estaba en Pakistán. El gobierno estadounidense proporcionó su apoyo político a un gobierno del PPP sumamente frágil, que actuó bajo su tutela, la del FMI y el Banco Mundial. Estados Unidos no podría tener un mejor compañero que este gobierno, conducido por los elementos más corruptos y antipopulares. Washington parece haber demostrado agradecimiento llevando a la Liga musulmana (Q) –que compartió el poder con el general Musharraf– al gobierno. El mismo día en que Bin Laden fue asesinado, 14 ministros de la Liga prestaron juramento y se unieron a lo que un nuevo ministro federal llamó “un bote hundiéndose”.

La abierta violación de la soberanía pakistaní, a través del envío de flotas de comando estadounidenses (Seals) para matar a Bin Laden, no empeorará de ninguna forma las relaciones entre las dos clases dominantes. Notable es que el presidente Barack Obama y sus ayudantes no hayan dicho palabra en contra del gobierno pakistaní.

El ataque al grupo de Osama fue un esfuerzo conjunto entre las agencias de inteligencia de Pakistán y Estados Unidos. El general Kiani, quien encabezó el ejército desde la presidencia de Musharraf, es el líder principal de la Dirección de los Inter-Servicios de Inteligencia pakistaníes (ISI). Tiene un gran historial de trabajos para el imperialismo estadounidense: en 2007 fue el iniciador de las negociaciones con Benazir Bhutto para compartir el poder con Musharraf. Mientras Bhutto presionaba en favor de la renuncia de Musharraf con los militares, el general Kiani tomó las riendas del asunto. Bajo su supervisión, el establishment militar pakistaní rompió sus tradicionales vínculos con los fanáticos religiosos y lanzó operaciones militares contra ellos. Los fanáticos respondieron, apuntando a las sedes militares y matando oficiales de alto rango.

División en el ejército   

Hay una polarización militar entre oficiales y soldados como resultado de estas operaciones. Los altos mandos militares han estrechado relaciones con sus homónimos estadounidenses. Controlan gran cantidad de activos y llevan un modo de vida más liberal. Pero los soldados de menor rango siguen siendo religiosos, cercanos a los partidos musulmanes, al fundamentalismo y todavía guardan resentimiento contra India y Occidente. Por esta polarización Washington duda de la capacidad del ejército y los servicios de inteligencia para continuar una vigorosa guerra contra el terrorismo.

A pesar del gran golpe que significó la muerte de Bin Laden, Al Qaeda y otros grupos religiosos extremistas-terroristas crecerán. En su excelente artículo La posición marxista acerca del terrorismo individual, Leon Trotsky remarca que “la fuente psicológica más importante del terrorismo es siempre la búsqueda de venganza como salida.” La búsqueda de venganza no termina en la muerte de Bin Laden. Ni su asesinato, ni el lanzamiento de su cuerpo al Mar Arábigo pondrán punto final al terrorismo. El terrorismo religioso crecerá como resultado de las acciones del imperialismo estadounidense. Una parte de la juventud musulmana, que está buscando modos de enfrentarse al imperialismo, podría ser cooptada por el terrorismo.   

Esto no significa que los fanáticos religiosos puedan tomar el poder en Pakistán. El ejército es una fuerza brutal que ha demostrado en numerosas ocasiones los niveles de violencia que puede usar cuando su poder se ve amenazado. Trabajará en conjunto con Washington para asegurar que los fanáticos no tomen Islambad ni se aseguren la tecnología nuclear del país.

Limitaciones del terrorismo

Al Qaeda y otros fanáticos están explotando el sentimiento religioso de millones de musulmanes. A pesar que representan diferentes tendencias y sectas dentro del Islam, han sido capaces de establecer una base social de masas en varios países. Al Qaeda es una de las organizaciones terroristas más poderosas que el mundo haya visto. Ha perdurado por dos décadas y alcanzó objetivos exitosos en varias ocasiones gracias a su brigada de misionarios suicidas siempre listos para ir al cielo. A pesar del asesinato de su líder no hay rastros de su caída. Pero los actos individuales de terrorismo tienen sus límites y la misma naturaleza, dirección y consecuencias que el terrorismo de Estado.

El acto más exitoso de Al Qaeda (11/9/01) no benefició a los musulmanes, sólo satisfizo a unos pocos fanáticos como Bin Laden. Las vidas de millones son miserables y están cargadas de tristezas; el imperialismo respondió al ataque con furia barbárica.

Después del asesinato de un ministro ruso en 1911, Leon Trotsky, uno de los principales arquitectos de la Revolución Soviética, escribió lo siguiente acerca del terrorismo:

“Si un atentado terrorista, incluso uno ‘exitoso’, confunde a la clase dominante, eso dependerá de las circunstancias políticas concretas. En cualquier caso, la confusión sólo puede ser de corta duración; el estado capitalista no se basa en ministros de gobierno y tampoco puede ser eliminado por ellos. Las clases que sirve siempre encontrarán nuevas personas; el mecanismo permanece intacto y sigue funcionando.  

Cuanto más ‘efectivos’ son los actos terroristas, mayor impacto tienen y más reducen el interés masivo en la organización y la educación. Pero el humo de la confusión se disipa, el pánico desaparece, el sucesor del ministro asesinado aparece, la vida vuelve a asentarse en su rutina, la rueda de la explotación capitalista gira como antes; sólo la represión policial crece más salvaje y descaradamente. Y como resultado, en lugar de la esperanza encendida y la excitación artificialmente provocada vienen la desilusión y la apatía. (Terrorismo, Leon Trotsky, noviembre de 1911).

¿Fin del fundamentalismo?

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo en abril de 2009 respecto del antiguo apoyo de Washington a los yihadistas en Afganistán: “No fue una mala inversión terminar con la Unión Soviética pero seamos cuidadosos con lo que sembramos...”.

Durante los últimos 10 años Washington y los grupos fanáticos han cosechado lo que sembraron. Un acto de venganza lleva a otro. El fundamentalismo religioso no puede ser derrotado por la fuerza. La guerra y las políticas de ocupación del imperialismo estadounidense son ejemplos del fracaso, no del éxito. La lección es clara:,‘las ideas no se matan’.

El crecimiento del Islam político está conectado con la debilidad de los partidos de izquierda del mundo musulmán. Por un lado, a lo largo de 1990 y luego de la caída de la Unión Soviética, el socialismo pareció fallar; por el otro, populistas, antimperialistas y partidos de masas pakistaníes como el Partido Bhuttista también perdieron credibilidad. La religión parecía ser la única plataforma antimperialista posible.

En realidad los extremistas religiosos, como los talibanes y Al Qaeda, no representaban una alternativa en contra del imperialismo. Ellos mismos explotan, oprimen y matan a aquellos que no comparten sus creencias; creen en la eliminación física de oponentes políticos. No son una fuerza progresista en lucha contra la hegemonía imperialista, sino una fuerza reaccionaria de la extrema derecha. Los fanáticos religiosos son los nuevos fascistas que, con las potencias imperialistas, se prestan mutuamente justificaciones para la escalada violenta en un ciclo sin fin.

El crecimiento del fundamentalismo religioso es también una respuesta al fracaso absoluto de los gobiernos civiles y militares pakistaníes en la resolución de problemas básicos de la clase trabajadora y el campesinado. Los sucesivos regímenes han sido incapaces de poner fin al feudalismo, la naturaleza explotadora de los capitalistas de Pakistán y su trato humillante hacia los trabajadores, la represión de las regiones más pequeñas del país y la explotación de sus recursos naturales.

La clase dominante pakistaní falló miserablemente en la sanción de normas democráticas. Como resultado, cuando los regímenes civiles cayeron a manos de dictaduras militares, la gran mayoría no ofreció resistencia. Hoy las políticas del gobierno civil están dominadas por el imperialismo estadounidense e instituciones como el FMI y el Banco Mundial, que dictan miseria para el pueblo de Pakistán.

Los ataques suicidas diarios dejaron a la población en un estado de temor. Hay incertidumbre pura acerca del futuro; la esperanza general se desvanece.

La confusión entre las fuerzas de izquierda encontró el apogeo después del 11 de septiembre. Decidieron cooperar con las fuerzas de de la Otan contra los fanáticos religiosos. Decían que no había necesidad de construir una alternativa: “Los fanáticos religiosos son fascistas y la Otan es suficientemente fuerte como para eliminarlos”, consideraban. Argumentaban que había que callarse y cooperar con Estados Unidos porque la solución militar era la única alternativa. Rechazaban la necesidad de crear un movimiento antibelicista de masas. La misma posición tomaron el Estado, los medios de comunicación y los liberales que, junto con algunas fuerzas progresistas, dominaron la discusión.

El asesinato de Osama Bin Laden abre una nueva era de conflictos. Los grupos relacionados con Al Qaeda, como otros terroristas fundamentalistas religiosos, aprovecharán el incidente para movilizar gente en apoyo de sus agendas reaccionarias. En este escenario se vuelve necesaria la construcción de una estrategia global y político-económica para luchar en contra del fanatismo, resultado directo de las políticas gubernamentales de una elite dominante dependiente de Estados Unidos y otras fuerzas imperialistas.

Desde Lahore, Pakistán (Links International Journal of Socialist Renewal)

Powered by Drupal - Design by Artinet