Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

¿Socialismo del Siglo 21 en Pakistán?

[English at http://links.org.au/node/3089.]

El 11 de Noviembre nacerá un nuevo partido de la izquierda marxista en Pakistán. Un proceso novedoso de fusión de tres partidos de carácter marxista. Hace mucho que no se produce una experiencia así, sino lo contrario, divisiones y sectarismos.

Por Aasim Sajjad Akhtar

9 de Noviembre de 2012 -- La Aurora -- El artículo que presentamos invita a reflexionar sobre el proceso de fusión de los 3 partidos, sobre el papel que están jugando las jóvenes generaciones en esta lucha por la unidad, sobre el papel de las mujeres, sobre los retos de la izquierda revolucionaria ante la globalización económica, los nuevos auges de las religiones y sectas y muchas otras cuestiones. Sin duda hay aspectos específicamente asiática y pakistaní. Pero también hay en esas reflexiones la parte global, mundial, útil para toda la izquierda en cualquier parte del mundo, particularmente la marxista.

Tres partidos de la izquierda se unen para formar el Partido de los Trabajadores Awami.

Tres partidos políticos marxistas en Pakistán se están uniendo para fusionarse en un partido de la izquierda. En retroceso desde hace muchas décadas, este es un importante primer paso para la reactivación de la izquierda la política en Pakistán y el fortalecimiento de la política democrática del país. Un participante en este movimiento la unidad explica el contexto y los desafíos para el nuevo partido unido de la izquierda en Pakistán.

Es raro para Pakistán ser noticia por algo más que las bombas suicidas, los odios entre hindúes y los mullahs o hacia los Judíos- y un muy peculiar (y vulnerable) tipo de democracia postcolonial. Una plétora de instituciones, clases, grupos étnicos y personas prominentes anima narrativas de la modernidad paquistaní, en particular los omnipresentes militares y los que estén dispuestos a desafiar a los hombres de color caqui, incluyendo etno-nacionalistas como los que actualmente encabeza una insurrección en Baluchistán.

Brillan por su ausencia en casi todas esas cuestiones la izquierda paquistaní. Incluso los observadores informados de Pakistán podrían tener poco o ningún conocimiento de las fuerzas de izquierda en el país, al menos en la época contemporánea. Los estudiantes de historia sabrán que la clase dominante pakistaní castigó con una gran represión sobre los izquierdistas durante la guerra fría, cuando el país fue la primera línea contra el bloque soviético. A pesar de tener que funcionar en muy graves circunstancias, la izquierda paquistaní no ejerció influencia significativa en la política y la sociedad en general, hasta la década de los 80.

Desde el fin de la guerra fría, sin embargo, el poco espacio que más o menos la izquierda ganó anteriormente, ha sido desperdiciado de lejos. Por supuesto, este ha sido el destino de la izquierda en muchos países. Con la excepción de los experimentos del "socialismo del siglo 21" que se realizan en América Latina, la izquierda sigue sufriendo una crisis de identidad frente los cambios económicos políticos globales asociados con el neo-liberalismo.

El retroceso de la izquierda paquistaní podría decirse que ha sido más contundente y sostenida que la mayoría, incluso si uno limita el marco comparativo al Asia meridional. Es, por ejemplo, una incómoda verdad que la mayoría de los más de 100 millones de paquistaníes por debajo de la edad de 25 años ni siquiera saben que existe una izquierda política en su país, o de hecho incluso que hay una ideología compitiendo a la izquierda de la corriente intelectual dominante. Las nociones de sentido común que existen son los remanentes de la guerra fría ya que el término "comunista" en Pakistán todavía tiene la connotación una visión irreligiosa del mundo.

Encendiendo la lámpara.

Hay, sin embargo, un rayo de esperanza en medio de la oscuridad relativa. El 11 de noviembre, tres partes existentes de la izquierda - Partido Laborista de Pakistán, Pakistán Awami y el Partido de Trabajadores de Pakistán - se unirán para formar un nuevo partido con el objetivo de construir una alternativa viable a los partidos mayoritarios. Esta fusión refleja el reconocimiento dentro de los círculos de izquierdas, tanto de las contradicciones crecientes dentro de la estructura existente del poder, como de la necesidad de unidad y madurez a fin de aprovechar estas contradicciones.

La unidad es, por supuesto, una de las consignas preferidas de la izquierda. La tradición leninista, al lado de la unidad, también hizo hincapié en la pureza ideológica que, en demasiados casos, se ha traducido en el sectarismo de la peor especie y continuas divisiones organizativas. La presente fusión es, a este respecto al menos, una primera en Pakistán en cuanto las tres partes representan diferentes tradiciones marxistas que históricamente han estado claramente opuestas entre sí.

En efecto, el proceso de fusión fue impulsado por los activistas más jóvenes dentro de estos tres partidos, y algunos fuera de ellos, que no cuentan con el bagaje de los conflictos sectarios guerra fría (léase: estalinistas, trotskistas, maoístas, etc.). Es también entre los participantes más recientes del combate de la izquierda que existe una mayor reflexión crítica sobre los fracasos de los experimentos socialistas del siglo 20, y una voluntad de pensar en términos dinámicos sobre el proyecto socialista en el presente siglo.

Si bien ha habido resistencia por parte de un sector de los cuadros, el mayor imperativo para la unidad, especialmente en frente de las insuficiencias de los partidos existentes, parece haber ganado transversalmente. La manifestación más evidente del retroceso de la izquierda durante las últimas dos décadas está en la composición de las formaciones actuales: la mayoría de los dirigentes y la tropa de la izquierda es la misma que al final de la guerra fría. En resumen, la izquierda, desde finales de los 80, luchó para introducir a los jóvenes en su seno, o por lo menos conservar los que se habían unido a las filas. La falta de estos último es un indicador de la falta de dinamismo en el análisis de la izquierda y el trabajo político, con los jóvenes, que son atraídos por las ideas de izquierda, pero son rápidamente alienados por sus prácticas reales en el terreno.

No hace falta decir que sin una base sólida de jóvenes activistas, hay pocas posibilidades de que la izquierda puede hacer mella en el orden político, cínico y basado en el clientelismo, que existe en Pakistán. La izquierda no ha sido capaz de retener una influencia significativa dentro de sus baluartes históricos de los trabajadores industriales, los pequeños agricultores y campesinos sin tierra, y, por supuesto, entre los estudiantes.

Una de las iniciativas más prometedoras de la izquierda en los últimos tiempos ha sido la reactivación de la Federación de los Estudiantes Nacionales (NSF), que entre los años 1960 y principios de 1980 fue la abanderada de la política de izquierda entre sucesivas generaciones de jóvenes. Cuando Pervez Musharraf impuso el estado de excepción en el país en noviembre del 2007, un movimiento de protesta pequeño pero ruidoso tomó forma en los campus universitarios (principalmente en Punjab), y el impulso de este movimiento llevó, unos meses más tarde, a la reconstitución de la NSF.

No es por casualidad que el intento de recuperar los campus de las organizaciones de extrema derecha, y alentar a la izquierda activismo estudiantil en general, ha sido seguido por una iniciativa para fusionar las partes existentes de la izquierda. Si el presente proceso de fusión es exitoso, la NSF se beneficiará enormemente del apoyo institucional que actualmente carece, mientras que el nuevo partido será capaz de centrarse en la regeneración de su chirriante composición, y por consiguiente iniciar el largo proceso de establecer y profundizar vínculos orgánicos entre el partido y el pueblo trabajador.

Una vez que la euforia desaparece.

No debe haber ninguna duda de que el proceso de la rehabilitación de la la izquierda será largo, ya menudo doloroso. En otras palabras, la actual fusión es sólo un pequeño paso en la dirección correcta. No hay duda de que el perfil de la izquierda va a mejorar, y los que estaban sentados en el mirando desde afuera ya no tendrán excusa para permanecer al margen de los partidos políticos debido a las peleas internas de la izquierda. Sólo el tiempo lo dirá, sin embargo, si la nueva formación puede reunir al Pakistán sufrido del pueblo trabajador y de las naciones oprimidas.

A pesar de la obsesión de los medios de comunicación del mundo con la supuesta amenaza existencial planteada a Pakistán por la derecha religiosa, podría decirse que el mayor reto inmediato de la izquierda será la superar la creciente brecha étnica en el país. Las clases dirigentes paquistaníes han desconfiado visceralmente del proceso democrático por su compromiso eterno a una ideología nacionalista unitaria haciendo hincapié en el Islam y el urdu como resultado directo de la secesión del ala oriental en 1971, y la profundización de los conflictos desde entonces dentro y a través de los actuales límites provinciales.

La izquierda ha tenido que lidiar con la regionalización de la política en todo el sur de Asia y gran parte del mundo es así. El reto que enfrentan las izquierdas pakistaníes no es necesariamente único. Sin embargo, dado el claro aumento de las tendencias localistas en los últimos tiempos, proyectar una política sensible y matizada de clase que pone en primer plano el carácter multinacional de Pakistán, en el clima actual, es una tarea verdaderamente revolucionaria.

Existen, en la actualidad, formas altamente opuestas de hacer política en las diferentes regiones del país. El Nuevo partido es probable que trate, como la izquierda ha hecho a lo largo de la historia de Pakistán, construir alianzas con los etnonacionalistas que se oponen al centralismo paquistaní. Pero lo hará en un contexto difícil pues muchos etno-nacionalistas, sobre todo en Sindh y Baluchistán, ahora ven a las potencias occidentales y los Estados Unidos en particular, como garante de su derecho a la libre determinación. Una perspectiva que va en contra de las bases de un programa de izquierda anti-imperialista.

El imperialismo sigue siendo un gran obstáculo para la democratización a largo plazo del estado y la sociedad, y aquí es importante tener en cuenta no sólo el papel de los EE.UU., sino también a los estados del Golfo Pérsico y China, el capital multinacional, y las instituciones financieras internacionales (IFI). El nuevo partido debe ir más allá de los eslóganes y desarrollar un profundo conocimiento de las formas complejas y contradictorias en las que se ejerce la influencia imperialista. Además, y de particular importancia es el desarrollo de una comprensión de en qué medida una clase media emergente se vuelve adicta a la economía neoliberal y globalizadas formas culturales, si es un amigo o un enemigo de las clases subordinadas.

Se trata de una cuestión particularmente pertinente a la luz de la creciente polarización entre sectores de la izquierda y los liberales que se inclinan a ver los gobiernos occidentales y la intervención en Pakistán y en la región en general como algo necesario, incluso deseable, en la lucha para cortar las alas de la derecha religiosa. En resumen, la lucha por el laicismo es muy a menudo vista como un fin en sí mismo, más que ligada a las tareas históricas de la izquierda para asegurar la liberación nacional y la igualdad de clases.

Al igual que en muchos países post-coloniales de Asia y África, en Pakistán también la fragmentación del discurso progresista y político se explica en parte por el aumento de las organizaciones no gubernamentales (ONG). Si bien es cierto el argumento de que las ONG – y la financiación por donantes en general - han socavado la práctica política radical, no es menos cierto que han mostrado algunas de las principales deficiencias de la izquierda. Las ONG en Pakistán han, por ejemplo, ha demostrado ser un vehículo para el movimiento de las mujeres, mientras que la izquierda, especialmente en su versión actual, no puede pretender haber hecho alguna significativa contribución a la lucha contra el patriarcado. Por lo menos, el nuevo partido debe dedicar mucho tiempo y esfuerzo para aumentar el número de mujeres activistas en sus filas.

No son sólo los defectos tradicionales que tienen que ser reparados. Relativamente se dan por hecho posiciones políticas y estrategias que también deben ser re-evaluadas. El proceso de lo que todo el mundo es hoy denominan "informalización" son llamadas para la reflexión crítica sobre temas tradicionales de la praxis marxistas como la clase obrera industrial y el campesinado. Nociones como la "vanguardia" y cómo rehacer la izquierda en un contexto democrático competitivo - en lugar de ver democracia como un "escenario" que pasará al "basurero de la historia" - han sido asumidas por la izquierda en muchos países.

Estas preguntas también tendrán que ser confrontadas por la izquierda paquistaní y el nuevo partido que se hará realidad el 11 de noviembre. De acuerdo con el plazo original que se ha discutido hasta la fecha, y será con toda probabilidad confirmado en la conferencia de fundación, los primeros seis meses se dedicarán a crear una organización de partido único donde en la actualidad hay tres, encaminando las cuestiones ideológicas y políticas pendientes, y la incorporación de nuevos miembros. Entonces se llamará a un congreso del partido - probablemente en el verano de 2013 - para hacer un balance de los progresos realizados y trazar las prioridades del partido y estrategias para un periodo de dos años de duración.

Y entonces Tres fueron Uno.

La realidad es que esta iniciativa no supondrá un importante giro en la suerte ya sea de la izquierda paquistaní o de su sufrido pueblo trabajador. Los recursos colectivos de las tres partes implicadas en la fusión no equivalen a la masa crítica necesaria para revertir definitivamente décadas de retroceso y los efectos múltiples de la globalización neo-liberal. Como se mencionó al principio, sin embargo, el nuevo partido estará operando en un contexto que es, no obstante, acogedor, en la medida en que las fuerzas dominantes están tan divididas hoy como jamás lo estuvieron en ningún otro momento de la historia de Pakistán.

El proyecto hegemónico del Estado paquistaní en la actualidad está gravemente debilitado. Incluso si los intentos renovados para mantenerlo a flote en el terreno educativo, religioso, medios de comunicación y terreno familiar de la sociedad civil, se hacen sobre una base casi diaria por una bien engrasada masa crítica de funcionarios del Estado y sus lacayos en los medios de comunicación, instituciones educativas y demás, los impulsos contra-hegemónicos son cada vez más generalizados. Baluchistán es el ejemplo obvio, pero igual de importante es el conflicto sustancial en los pasillos del poder en sí mismo.

El desequilibrio en la ecuación civil y militar en favor de esta última ya no es tan evidente. En parte porque no es posible en la situación actual justificar la intervención militar en la política como en el pasado. El poder judicial superior surgió como un nuevo centro de poder, no necesariamente en beneficio inequívoco del proceso democrático, pero sin embargo, el abandono de su papel tradicional de ser un socio menor para los militares, es un cambio. La alianza de superior poder judicial y militar ha sido en efecto la ruina de la democracia en más de 65 años en el país.

El proyecto hegemónico del estado se ha estructurado en torno a la dominación económica y política de Punjab (junto a los pilares culturales del Islam y a la lengua urdu). La izquierda ha luchado durante mucho tiempo para el establecimiento de un verdadero sistema federal de gobierno - para arrancar uno socialista - pero ahora los principales partidos también se han subido al carro del federalismo. Ni que decir tiene que no se puede confiar ninguno de esos partidos para socavar decisivamente la estructura unitaria del poder, pero el hecho mismo de que la creación de una provincia siraiki ha convertido en un tema dominante dice mucho acerca de los estruendos dentro de la estructura de poder existente en Pakistán.

Por supuesto, el hecho de que las divisiones dentro son cada vez más evidentes no garantiza de ninguna manera una ruptura. Al igual que probable, si no más, es de las identidades, como la religión (o secta) y la etnia se endurezcan y, para las fuerzas sociales oprimidas, lleguen a estar más unidas que nunca a estas identidades. La izquierda también debe lidiar con la política mundana y cotidiana de patrocinio. En resumen, la izquierda tiene la tarea tanto de comprender lo que existe en el aquí y ahora y entonces fomentar alternativas válidas y viables - en el ámbito de las ideas y en la política real práctica. No existe un modelo garantizado para producir el resultado deseado. Pero hay esperanza y expectativa de que este último experimento con el socialismo en Pakistán nos llevará más cerca de donde queremos ir: una sociedad en la que las potencialidades de toda la humanidad, se les permita desarrollarse libremente. La elección de hoy es tan marcada como siempre lo ha sido: entre socialismo y barbarie.

[Aasim Sajjad Akhtar, es un miembro del Partido de los Trabajadores de Pakistán y un académico muy conocido.]

Powered by Drupal - Design by Artinet