Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

Chávez, geoestrategia y revolución

[English at http://links.org.au/node/3264]

Por Luis Bilbao

09/03/13 -- America XXI -- No fue a causa del accionar de un individuo que en la última década el damero internacional sufrió un drástico vuelco. Fuerzas desatadas por la lógica interna del capital movilizaron cambios de tal magnitud que, en el fugaz lapso de una década, dibujaron un nuevo mapa geopolítico, todavía no cabalmente interpretado, en el cual Estados Unidos ha perdido su antiguo lugar de centro del equilibrio planetario y jefe inapelable en las cuestiones esenciales de la economía, la política y la guerra.

No fue a causa del accionar de un individuo, claro. Sin embargo, la intuición profunda de ese cambio en ciernes y la voluntad de intervenir con un programa y una estrategia capaces de orientar la coyuntura histórica hacia la consolidación de un mundo a la medida de las necesidades humanas, fue el rasgo distintivo de Hugo Chávez. Y puede asegurarse que su papel no sólo pesó de manera determinante en el curso inicial de esos cambios, sino que trascenderá en los períodos por venir. Nadie como Chávez entrevió la dinámica que desagrega el poder imperial y al imperialismo mismo, ni actuó con la lucidez y el coraje necesarios para ubicarse como fuerza dirigente. Por eso Venezuela está hoy en el centro del escenario mundial.

Honrosa responsabilidad para el gobierno que en pocas semanas presidirá Nicolás Maduro. Carga histórica para los trabajadores y el pueblo de un país relativamente pequeño, con escasa población, de economía todavía subdesarrollada y dependiente, que sin embargo pesa y pesará con fuerza multiplicada en el futuro de las relaciones de fuerzas internacionales y en diseño del mundo que viene.

Como ocurriera en el siglo XIX en el hemisferio por influjo de Bolívar, pero en mayor dimensión todavía, Venezuela gravitará en este siglo XXI a escala global. Tal el resultado de la política internacional de Hugo Chávez en los últimos quince años.

Práctica y teoría

Pocos comprendieron y menos acompañaron el itinerario por el cual Chávez lograría esa intervención fulminante. La clave puede hallarse en un concepto central, dos instrumentos transnacionales y una impar energía acompañada del coraje político imprescindible para romper con la diplomacia capitalista.

Antes de entrar en eso, un paréntesis necesario: la causa por la que pocos, específicamente en el arco de izquierdas, comprendieron a Chávez y lo acompañaron, está asociada con un hecho tan resonante como olvidado. En 1920, el Segundo Congreso de la IIIª Internacional hizo algo para muchos todavía hoy desconocido: cambió la consigna central con la que Marx y Engels trazaron el rumbo estratégico de la Iª Internacional: "Proletarios del mundo uníos". Presidida por Lenin y Trotsky la Internacional Comunista reemplazó ese grito de guerra por otro: "Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos". Era, nada menos, la incorporación de la noción de países sometidos a las metrópolis del capital y el concepto de frente único antimperialista.

Poco importa si Chávez había estudiado o no aquellos documentos claves en la historia del pensamiento revolucionario. El hecho es que se guió por esa estrategia: unir en todos los planos y en todo el orbe, a todo el amplísimo espectro de clases, sectores y gobiernos de una manera u otra confrontados con el imperialismo.

Aparte su inigualada militancia internacional (está todavía por trazarse el mapa de los innumerables viajes realizados en estos quince años), Chávez apeló a dos instrumentos transnacionales: uno para chocar de frente con él: Alca; el otro para construirlo desde la nada: Alba.

Recuerdo como si hubiese ocurrido ayer la rueda de prensa final de la Conferencia de presidentes del Caribe, el 13 de diciembre de 2001. En su transcurso, Chávez anunció la creación de una organización cuya sigla, dijo, había concebido mirando el horizonte marino en la madrugada de ese día: Alba. Mientras desgranaba esos conceptos, intuí que esa propuesta de formidable proyección estratégica pero carente de toda articulación real, era un llamado apasionado al mundo para comprender y actuar. Sólo un presidente respondió: Fidel. En los años siguientes muchas veces Chávez narró, con su conocido sentido del humor, la anécdota que pinta de manera inequívoca la realidad de entonces: "al día siguiente -contaba Chávez- Fidel me mandó una cartica pidiendo que le enviara los documentos del Alba. ¡¿Qué documentos?! ¡¡No había nada!!". El hecho es que poco después, Cuba y Venezuela fundaban la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América, inicialmente llamada Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América.

Contra el Alca

Antes de eso, ya Chávez había comenzado la batalla crucial contra el Alca. Y lo había hecho, desde mediados de 2000, en frente único con un presidente ajeno al curso revolucionario ya en marcha en Venezuela: el brasileño Fernando Henrique Cardoso, quien actuaba en función de los intereses de la gran burguesía paulista, pero inequívocamente enfrentado con Estados Unidos y su plan de activar la Asociación de Libre Comercio de las Américas, Alca.

Una cita propia de un texto publicado en abril de 2001 puede traer a la actualidad el clima de entonces:

"Las causas de fondo por las cuales la gran industria brasileña se opone a levantar toda restricción aduanera en el continente son demasiado obvias; no es preciso ser especialista para comprenderlo: «desde el punto de vista de las exportaciones, la industria brasileña corre el serio riesgo de perder participación en el mercado interno, el producto brasileño tendrá que enfrentar la competencia extranjera, que puede ser mejor y más barato que el nacional», reconoce O Estado de São Paulo (4/4/01) el más poderoso diario brasileño (...) lo cierto es que (Cardoso) invitó a una reunión de urgencia en Brasilia al presidente venezolano Hugo Chávez, quien como era de esperar no dudó en cambiar de inmediato su agenda para acudir a lo que sería su octavo encuentro con Cardoso desde que asumió la presidencia en 1999 (...) la conformación del eje Brasilia-Caracas dejará su impronta incluso si el 'jeito mineiro' (las vacilaciones de las cúpulas gubernamentales brasileños), impiden que en torno a él comience a girar un bloque confrontado con las imperativas urgencias de Washington". Este artículo, publicado en Le Monde diplomatique, se continuó con otro cuyo título es suficiente para informar al lector: "El bloque Brasil-Venezuela impide la anticipación del Alca".

Con esa argamasa paciente e incansablemente trabajada, Chávez llegó, ya con otros protagonistas en la región, a asestar el golpe más duro y trascendental que Estados Unidos sufrió en términos estratégicos desde la derrota en Vietnam: el aplastamiento del Alca, en la célebre reunión de Mar del Plata, en 2005. Él, su concepción hondamente arraigada -explícita o no- de la consigna "Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos", fue el artífice de esta crucial derrota estratégica del imperialismo. Esos mismos conceptos lo guiarían para dedicarle enormes esfuerzos al Grupo de los 15, la reactivación de la Opep, el Movimiento No Alineados, Petrocaribe y cuanta instancia internacional ofrecía el más mínimo resquicio para sumar fuerzas contra el enemigo imperial fuera y dentro de Venezuela.

El Alba

Aquella política avanzó en un salto cualitativo con la creación del Alba y la sucesiva incorporación de países, que en 2008 llegarían a la creación del Sucre, palanca fundamental de ese proyecto, que desborda y eventualmente debe plasmar en un nuevo diseño del sistema financiero internacional. Mientras tanto, en Venezuela tomaban cuerpo los instrumentos estratégicos de la revolución: Consejos Comunales y, clave de todo, el Partido Socialista Unido de Venezuela. Una antigua sentencia asegura que la política internacional de un país es la prolongación de su política interna. Desde 1998 Venezuela permite invertir esa noción: el plan de acción internacional de Hugo Chávez y las nuevas relaciones de fuerzas regionales e internacionales a que dio lugar, permitieron e impulsaron la radicalización revolucionaria de la política interna.

Mientras impulsaba la consolidación y crecimiento del Alba, Chávez forzó (es necesario entenderlo literalmente) la transformación de Comunidad Suramericana de Naciones en Unión de Naciones Suramericanas. No era simple ni principalmente su gusto por armar siglas: es que la distancia entre comunidad para la integración y unión para la emancipación debía ser salvada, al menos desde el nombre. Luego fue la Celac, conquista real y potencial de efectos potencialmente trascendentales. Y la incorporación de Venezuela al Mercosur. El ingreso de una fuerza anticapitalista a otras tantas instancias donde predomina la mezquindad capitalista y por eso se frenan o desvían constantemente, constituye una piedra de toque en la estrategia de frente antimperialista y vitaliza estructuras a menudo paralizadas y agónicas.

Por eso el Alba está en el centro de esa estrategia: la definición por el socialismo del siglo XXI es la clave de una unión que, en dependencia de la lucidez y el coraje de sus componentes, eventualmente plasmará en formas de unidad superiores, en el camino de la reivindicación efectiva de la Nación Latinoamericano-caribeña, dando así el paso decisivo en confederación socialista de nuestros países. El camino quedó trazado por Chávez.

La Internacional

Pero esto, con ser tanto, no es todo. Chávez siempre subrayó la diferencia entre unidad de gobiernos y unidad de los pueblos. Amarradas sus manos por un momento histórico que le obligaba a avanzar primero y principalmente a través de formas diversas de frente único antimperialista con los más dispare gobiernos y gobernantes, llegó en un punto a intentar darle carnadura real al único instrumento que puede hacer realidad la consigna "Proletarios y pueblos oprimidos del mundo, uníos". Y fue así que convocó el 21 de noviembre de 2009 a la construcción de la Vª Internacional.

Es paradójico que habiendo avanzado tanto en el terreno donde lidiaba con jefes de Estado que recelaban de él y ponían una piedra a cada paso, no tuviera la posibilidad de ganar terreno allí donde los convocados eran partidos de izquierda, organizaciones sociales, militantes y cuadros revolucionarios. Paradojal y elocuente: el hombre que rescató del olvido y el oprobio conceptos cruciales como Revolución, Socialismo, Partido, Internacional, no fue comprendido por quienes en teoría debían estar por delante del comandante. Le pasó lo mismo en su primer paso decisivo hacia la revolución y la gloria: en el levantamiento de 1992 por regla general las izquierdas lo dejaron solo en Venezuela y el mundo. Es también elocuente que, pese a eso, Chávez, acompañado e impulsado por millones, produjera el hecho más relevante en el último medio siglo: el renacimiento del socialismo.

Ocurrirá lo mismo en el porvenir próximo: los hombres y mujeres que sí comprendieron y acompañaron a Chávez, tomarán su bandera y la llevarán adelante, hacia el futuro, hacia la emancipación de América Latina y la humanidad toda. No hay grandilocuencia ni pizca de misticismo en esto: el camarada muerto es un hacedor de historia porque sintió las necesidades más hondas de los pueblos, porque intuyó con destellos geniales la marcha de la crisis mundial más grave de la historia y porque supo darle respuesta.

Post scriptum:

Mientras completo estas notas desde mi mesa de trabajo en Buenos Aires, me anuncian desde Caracas que comienza el funeral del comandante. La presencia de 54 jefes de Estado y una decena de otros altos mandatarios en los funerales del Presidente prueba la efectividad de su política internacional. Una encuesta publicada por The Washington Post asegura que el 18% de los estadounidenses reivindica a Chávez. En Argentina es el 40% de adherentes. ¿Qué otra prueba es necesaria?

Al ver la ceremonia tomo conciencia de que ya no podré consultar estas opiniones con el más lúcido dirigente revolucionario de los últimos tiempos. Ya no tendremos su palabra viva. Y aún escribiendo sobre eso, no es posible asimilar la pérdida.

El Psuv, el gobierno revolucionario, el pueblo venezolano y los revolucionarios de todo el mundo que asuman la tarea de la hora, habrán de superar el golpe y llevar adelante el trazado de la estrategia antimperialista y anticapitalista. Hasta siempre compañero comandante, no daremos reposo al alma en la consecución del combate por el socialismo.

Powered by Drupal - Design by Artinet