Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

Reino de España: 24 M, prólogo para australianos

[English at http://links.org.au/node/4417]

Por Dick Nichols, Barcelona

17/05/2015 -- Sinpermiso -- Si algunas personas que conozco del sector más cínico o desencantado del espectro de la izquierda española reflexionasen sobre el tema de nuestro debate de esta noche --- "democracia de base y los movimientos contra el capitalismo: lecciones de España"- podrían tener la tentación de hacer un comentario bastante cáustico, tal vez algo como:

"¿Democracia de base?” ¿Cual? Sin embargo, el movimiento indignado de las plazas -que comenzó hace cuatro años (el 15 de mayo de 2011), cuando millones de personas se concentraron en más de 80 ciudades y pueblos, fue en buena medida una expresión de esa democracia de base, aunque más o menos se haya evaporado por ahora.

"¿Movimientos contra el capitalismo”? ¿Dónde están? Si no estamos hablando de grupos revolucionarios marginales, no hay movimientos contra el capitalismo dignos de tener en cuenta. Lo que tenemos es un montón desigual de movimientos de resistencia, por lo general sin éxito, contra diferentes aspectos de la austeridad capitalista.

"¿Lecciones de España?” Sólo una: no te metas en el lío terrible en que estamos ahora. Porque, a pesar de que el apoyo a los dos grandes partidos que surgieron de la transición post-Franco, el conservador y gobernante Partido Popular (PP) y el socialdemócrata Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ha caído de alrededor de un 80% a un 40 o 50%, no hay en el horizonte ninguna alternativa clara de gobierno progresista que luche contra la austeridad capitalista en lugar de implementarla.

"Eso significa -horrible pensamiento- que el sistema bipartidista podría incluso recuperarse, o que el régimen tendrá tiempo para organizar su " fórmula de recambio": el anti-catalanista, español-centralista, Ciudadanos. Esta es la alternativa supuestamente civilizada al PP corrupto, socialmente reaccionaria y semi-clerical. Una encuesta reciente muestra que el 46% de los “grandes inversores” le apoya.

Este observador hipotéticamente objetivo podría tener la tentación de añadir que España no es Grecia, ni objetiva ni subjetivamente, y justificar esa opinión así:

"En primer lugar, la crisis económica, aunque grave, no es tan catastrófica como en Grecia. De hecho, España consigue ahora alabanzas de la Comisión Europea por su recuperación económica.

"En segundo lugar, no hay una SYRIZA en España. Hay fuerzas de la izquierda que pensaban que ya eran SYRIZA, como Izquierda Unida (la alianza de izquierda tradicional a la izquierda del PSOE, dominada por el Partido Comunista de España, pero con otras fuerzas, y que ha existido desde mediados de la década de 1980).

"Y esta Podemos, que aspira a ser la SYRIZA española, pero que todavía no tiene nada que se parezca a la presencia de SYRIZA en todos los niveles de la sociedad ni sus niveles de organización.

"Si lo que está sucediendo en Podemos es de alguna forma indicativo, sus intentos más recientes de ganar la llamada 'centralidad', como demuestra su plataforma marco para las elecciones autonómicas de 24 de mayo (en 13 de los gobiernos autonómicos de España), le hacen un poco más parecido a los partidos de la casta "política" que ha venido denunciando.

"Eso es lo que Juan Carlos Monedero, co-fundador de Podemos con Pablo Iglesias, ha dicho cuando se fue de la dirección del partido, el 30 de abril, sintiéndose "engañado y traicionado”. "

¿Hasta que punto es cierta esa evaluación? Mi reacción después de vivir en el Reino de España durante más de cuatro años sería "Sí, pero…".

En primer lugar, es cierto que la crisis económica no ha sido tan profunda como en Grecia, pero en realidad eso no es decir mucho, la criminal contracción de la economía griega por las condiciones del rescate impuestas por la troika (la Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) ha establecido un nuevo récord mundial de recesión, inducida por una política que va a durar décadas: la mayor desde la Gran Depresión.

Sin embargo, España comparte con Grecia una tasa de desempleo juvenil de más del 50% -no es sorprendente que uno de los grupos que se organizan dentro del movimiento indignado fuese llamado "Juventud Sin Futuro", y está siendo sometido a las mismas recetas de austeridad adoptadas por el Eurogrupo en Grecia.

Lo que es más, la demolición de los derechos laborales y sindicales que el gobierno SYRIZA se niega a aceptar en sus actuales negociaciones con sus acreedores de la troika, ya está en marcha en España, con resultados como salarios de € 2 la hora y "derechos laborales ", que simplemente han desaparecido.

La crisis económica española no provocó las más de 30 huelgas generales que han tenido lugar en Grecia desde 2010-principios de 2013, pero ha generado una gran efusión de indignación popular en forma del movimiento indignado. Y eso también fue impulsado por horrores típicamente españoles, como el rescate por valor de € 61,2 mil millones del sistema bancario colapsado con dinero de los contribuyentes (hecho de esta manera para evitar un nuevo memorando en la quinta mayor economía europea al estilo irlandés griego, o portugués).

Estas políticas, calificadas con el oxímoron "austeridad expansiva", introducidas a partir de 2010 por los poderes de la Troika, dieron como resultado en España en 2011 una notoria enmienda constitucional que prioriza la devolución de los intereses de la deuda pública del gobierno por encima de cualquier otra prioridad: alrededor de € 35 mil millones anuales, que han contribuido a devastar la economía y la sociedad.

La crisis social resultante ha dado lugar a la famosa Plataforma de Víctimas de las Hipotecas (PAH) y a las “mareas” blanca y verde, los movimientos de los trabajadores de sanidad y educación públicas y sus usuarios contra la privatización de los servicios y en contra de los recortes verdaderamente brutales a su financiación (por ejemplo, la reducción del 20% que hemos sufrido en los últimos cinco años en Cataluña).

A diferencia de Grecia, estas "mareas", en las que asambleas de masas de trabajadores involucrados reemplazaban, o trabajaban en paralelo con las estructuras sindicales existentes, han tenido dos victorias importantes. La marea blanca de los trabajadores de sanidad en Madrid bloqueó prácticamente toda la privatización del sistema regional de sanidad del PP, y la marea verde en las Islas Baleares puso fin a los brutales intentos del gobierno autonómico del PP de reemplazar la variante balear del catalán por el castellano (español ) como el idioma de instrucción escolar.

La PAH es el movimiento social más implantado y respetado de España, la auto-organización de la resistencia de las familias condenadas a ser desalojadas por los bancos y que ha situado toda la cuestión de la relación del sector inmobiliario con el financiero nexo en la vanguardia de la conciencia política.

De hecho, podríamos decir que su lema, "rescatar a las personas, no los bancos", se ha convertido en el lema de la actual fase de la resistencia social y la ruptura con el viejo sistema bipartidista.

(Para obtener una buena idea de su trabajo, ir a su página web para un muy vivo documental recién publicado, con subtítulos en inglés, que recoge una semana de su actividad en Barcelona en marzo de 2014).

Impacto y enseñanzas

Son estos "nuevos movimientos" --- que surgieron fuera de las organizaciones tradicionales de la clase obrera- en particular de las principales confederaciones sindicales, bastante burocratizas, que abandonaron la tarea de organizar la resistencia después de un par de días de acción estatal en 2010 y 2011, los que han dado a España su más reciente experiencia de democracia de base de masas.

Estoa movimientos han educados a toda una nueva generación en la acción política, han revivido a viejas generaciones de activistas y han creado una cultura política que se basa en tradiciones actualizas de izquierda muy españolas (como el "asamblearismo", la toma de decisiones mediante asambleas abiertas).

No tengo tiempo para transmitir la extraordinaria riqueza, complejidad y dinámica contradictoria de estos movimientos, pero este es un resumen de sus principales consecuencias.

• Han provocado un debate enorme, a menudo agotador, sobre lo que una decisión democrática realmente es, y los pros y los contras de un consenso al 100%, un consenso parcial, mayorías simples, etc. En el fondo, no ha sido un debate teórico o técnico, sino sobre cómo crear una nueva legitimidad frente a "las instituciones" y "la casta política" que surgió de la liquidación del compromiso entre la dictadura franquista agonizante y las fuerzas anti-dictadura en 1978.Ese consenso se considera cada vez más carente de legitimidad democrática;

• Han inspirado el crecimiento de nuevas formas de lucha para llenar el vacío dejado por las confederaciones sindicales tradicionales. En particular, ayudaron al surgimiento de las Marchas por la Dignidad (por pan, trabajo y un hogar), que hizo converger en Madrid a mas de 1 millón de personas en marzo de 2014.

• Han obligado a toda la izquierda que está buscando soluciones a los grandes problemas no resueltos de la democracia en el estado español a repensarlos en relación con este nuevo repunte de resistencia social.

• El más importante es el derecho de las naciones del Reino de España a la libre determinación, de manera más inmediata en el caso de Cataluña, que tendrá unas elecciones plebiscitarias el 27 de septiembre (debido a que el gobierno nacional del PP se ha negado a un referéndum al estilo escocés). Estas soluciones incluyen también un nuevo proceso constituyente que permitiría a la gente a decidir si quiere conservar la corrupta y esperpéntica monarquía borbónica, si quiere mantener un sistema electoral que tiene como objetivo consolidar el bipartidismo, y toda una serie de otras cuestiones marginadas por una "transición a la democracia" condicionada y a medias.

• Estos movimientos también cuestionan exigentemente la práctica de la oposición de la izquierda "institucional" realmente existente, por llamarla de alguna manera, sus métodos y cultura de toma de decisiones y la preselección de candidatos y que debe cambiarse.

La izquierda más afectada por este desafío ha sido Izquierda Unida, pero también ha afectado a las organizaciones de izquierda nacionalistas y regionalista que pretendían ser inmunes a cualquier tendencia global española.

Un momento crítico en este choque de lo nuevo y lo viejo se produjo en las negociaciones entre el recién formado Podemos e Izquierda Unida sobre las condiciones para una coalición en las elecciones europeas de mayo de 2014. Sus programas eran muy similares, totalmente conciliables, yo diría, pero Izquierda Unida se negó a acceder a la petición clave de Podemos de primarias abiertas para preseleccionar a los candidatos, porque ya había decidido quiénes serían sus candidatos.

Esta negativa llevó a Podemos a presentarse con su propio nombre, con los espectaculares resultados que todos conocemos, y fue el comienzo de la oleada que lo llevó a la posición de liderazgo en algunas encuestas españolas (provocando el declive de Izquierda Unida del que todavía no se ha recuperado).

• ?Y, legitimaron la práctica política de la nueva izquierda, de los partidos explícitamente anticapitalistas – en particular ANOVA un partido nacionalista de izquierdas gallego y las Candidaturas de Unidad Popular (CUP) en Cataluña - que estaban más cerca de la cultura indignados basada masa asamblea, siendo también nacido del activismo movimiento local y social y la lucha. Esto fue en contraste con la antigua izquierda que tenían sus raíces en el antifranquismo luchas de los años 1960 y 1970, y que había estado en el parlamento y regional, incluso en el gobierno con la democracia en la vida social de los años siguientes.

La representación política de la resistencia a la austeridad

Finalmente, demostraron una vez más que "el pueblo unido jamás será vencido", una lección que ha tenido efectos positivos indirectos en la esfera política de los partidos de izquierda. Por ejemplo, en las elecciones municipales de 24 de mayo han surgido toda una serie de candidaturas unitarias de izquierda, la más importante de las cuales es "Barcelona en Comu” para el Ayuntamiento de Barcelona.

Sin embargo, los éxitos y fracasos de estos movimientos multifacéticos de resistencia de masas - absolutamente necesarios para hacer frente a las políticas de austeridad- han puesto cada vez más de relieve un desafío vital que, por sí mismos, no pueden superar.

Se trata de como dar voz política a una mayoría social contra la austeridad y de como crear una fuerza política comprometido con el desarrollo de una alternativa socialmente justa, democrática y ecológicamente sostenible, lo suficientemente fuerte para ganar el gobierno.

Ese desafío se plantea en todos los países europeos "periféricos". Sin embargo, la trayectoria nacional concreta que tendrá que seguir para alcanzar ese objetivo es muy específica. Por ejemplo, desde el punto de vista del Reino de España, la trayectoria de SYRIZA en Grecia, con la formación de la coalición en 2004, su impulso al frente de la lucha contra la austeridad a partir de 2010, el trasvase de la mayoría de votos del PASOK en las elecciones de mayo de 2012, del Partido Comunista Griego (KKE) y del PASOK en junio de 2012, y su posterior victoria electoral en enero de este año, es vista, francamente, un poco como un "paseo por el parque".

Nada de eso, por supuesto, pero no puede repetirse en ningún de los otros estados europeos más afectados por la austeridad, entre otras cosas porque las clases dominantes capitalistas europeas se han juramentado para impedir que se vuelva a repetir y están decididas a domesticar o destruir al gobierno de SYRIZA.

Porque, al igual que en las elecciones griegas de enero, el campo de batalla político español es tanto Europa como España. Se trata de frenar la propagación del sentimiento anti-austeridad, trata de probar que es efectivamente cierto que "no hay alternativa" a la austeridad aplicada en nombre de la competitividad del gran capital europeo.

Dicho esto, es importante tener en cuenta que la aparición de Podemos es un gran paso en el camino: se ha dado una voz política a millones de personas que no se sienten representadas por los "viejos partidos" de la "casta", aunque esa descripción sea a menudo injusta en el caso de Izquierda Unida, que en los últimos años tiene en su haber muchas luchas honorables.

En segundo lugar, sin embargo, la construcción de Podemos ha sido a lo largo de líneas muy diferentes de la democracia de base de organizaciones como ANOVA y la CUP-y, cada vez más, de sectores de Izquierda Unida que han aprendido de sus difíciles experiencias de los últimos años.

Sin embargo, ese debate y conflicto son inevitables en una formación que tiene que enfrentarse a cuatro grandes desafíos:

1 ?Ser una alternativa electoral eficaz y convincente, y participar en una batalla en tres frentes: contra el PP (no demasiado difícil), contra Ciudadanos (difícil, porque han copiado el 40% de la retórica de Podemos con el fin de traicionar lo radical en el programa de Podemos) y (lo más difícil de todo) contra el PSOE, cuyo argumento esencial es que sólo el sigue siendo una alternativa práctica de gobierno al PP, sobre todo después de su victoria en las elecciones andaluzas de marzo.

2 ?Superar el centralismo español que aún prevalece en gran parte de la izquierda española, una reliquia de la hegemonía del estalinismo durante la Guerra Civil española, sobre todo en la cuestión más importante de todas: el derecho a la autodeterminación de las naciones que componen el Estado español.

3 ?Vincular y equilibrar esta lucha por la hegemonía política con la lucha social, ahora menos intensa.

4 ?Contrarrestar en la práctica real, no solo retórica, la vieja cultura política de clientelismo y nepotismo. Esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo, porque el desarrollo de un nuevo partido con un 30% en las encuestas ha atraído a una gran cantidad de elementos políticamente indeseables al mismo.

La situación en el campo de batalla

En el ambiente político recalentado y volátil que estamos viviendo en España, el apoyo a los partidos puede cambiar a una velocidad sin precedentes.

Las últimas encuestas dan al PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos entre el 14% y el 27% -apuntando a un sistema cuatripartito, con el resto de los votos divididos entre la "vieja izquierda alternativa", Izquierda Unida, la "vieja derecha alternativa", la Unión para el Progreso y Democracia (UPyD), y los diversos partidos nacionalistas de derecha (como el Partido Nacionalista Vasco, en el gobierno en el País Vasco y Convergencia y Unión, que gobierna en Cataluña), de centro-izquierda y de izquierda.

Las últimas encuestas muestran también, tanto a nivel autonómico como estatal, que el porcentaje de indecisos se ha reducido al 9%, con una gran proporción de ellos orientándose a Ciudadanos, ya ampliamente conocido como "el partido del Ibex 35" (nombre del índice de la Bolsa de Madrid).

Es como si a los indecisos, hartos de PP y PSOE, y encontrando a Podemos demasiado radical para su gusto, se les acabase de suministrar el producto adecuado en el momento adecuado- un detergente aparentemente poderoso, capaz de limpiar las inmundicias franquistas restantes, pero dejar las relaciones sociales subyacentes de la economía española intactas.

Por lo tanto, Ciudadanos llena un vacío de representación abandonado por otros partidos. Su mensaje está dirigido a la ilusión, comprensiblemente generalizada en la clase media y los círculos profesionales, de que "España podría ser una potencia europea normal', con sólo deshacerse de la corrupción, restos feudales como los privilegios de la iglesia y los viejos conflictos nacionalistas.

A poco más de tres semanas de las elecciones municipales de 24 de mayo, junto a elecciones autonómicas en 13 de 17 comunidades de España, las principales tendencias electorales muestran que Ciudadanos será importante en un buen número de regiones y ciudades después de las elecciones.

Estas encuestas confirman las tendencias ya visibles después de las lecciones del 22 de marzo en Andalucía. Uno u otro de los antiguos partidos mayoritarios conservarán una mayoría relativa (como el PSOE en Andalucía), mientras que los nuevos partidos no tendrán suficiente apoyo para formar gobierno.

Al mismo tiempo, sin embargo, ninguno de ellos quiere ser responsable del mantenimiento de cualquiera de los viejos partidos en el gobierno. En Andalucía, por ejemplo, las negociaciones entre el PP, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida para permitir la formación de un gobierno minoritario del PSOE llevan alargándose semanas.

Si las encuestas son precisas, el escenario probable después del 24 de mayo es, primero, que el PP perderá casi todas sus mayorías absolutas, incluso en bastiones como Castilla y León y Murcia. Algunos de estas perdidas serán de más de la mitad de sus votos, especialmente en los centros de mayor corrupción del PP (como Valencia). Sin embargo, en muchas autonomías y ciudades, la derecha en su conjunto (PP, más Ciudadanos, además de otros) bien podría conservar la mayoría.

En varias autonomías el voto de Ciudadanos será, por tanto, decisivo en la determinación del gobierno (como en la Comunidad de Madrid, Castilla-León, Extremadura y Murcia).

El problema para Ciudadanos es que podría votar a favor de mantener el PP en el gobierno, pero ¿quiere aparecer como un mero apoyo al partido gobernante de España responsable de la austeridad y la corrupción antes de las elecciones más importante de todas, las generales de noviembre?

En otros lugares (como las Islas Baleares, Valencia y Cantabria,) el PP gobernante parece perder frente a combinaciones políticas muy variadas del PSOE, Izquierda Unida, Podemos y fuerzas regionalistas. ¿Serán capaces de construir un gobierno alternativo? ¿Van por lo menos a ser capaz de llegar a acuerdos que permitan a una parte de ellos gobernar en minoría?

En las autonomías y ciudades en la actualidad gobernadas por coaliciones de centro-izquierda (como Asturias) esas mayorías aumentarán, en el supuesto razonable de que Podemos, de quién dependerá en muchos casos el equilibrio de poder, apoyará un gobierno de izquierda contra la derecha.

Estos resultados probables, influenciados por la subida de Ciudadanos, confirman que durante los años de la Gran Recesión ha habido un amplio desplazamiento a la izquierda en la sociedad y la política españolas, pero aún no lo suficientemente grande como para imponer un gobierno de izquierda: un gobierno de Podemos, Izquierda Unida, con el apoyo nacionalista de izquierda y de centro-izquierda en Cataluña, el País Vasco y Galicia.

Una posible excepción es Barcelona. La coalición Barcelona en Comú, con la participación de Podemos, ICV, EUiA y otras fuerzas podría emerger como la lista más votada. Esto sería en gran parte debido a la popularidad de su candidata a la alcaldía, Ada Colau, ex portavoz de la Plataforma de Víctimas de hipoteca.

Si Barcelona en Comú, la CUP y la ERC de centro-izquierda consiguiesen sumar una mayoría de concejales, el Ayuntamiento de Barcelona podría tener a partir del 24 de mayo la administración más de izquierda en el Reino de España. Lo que tendría repercusiones mucho más allá de Barcelona, y mucho más allá de Cataluña.

Sin embargo, dado el equilibrio social y político general, lo que más se necesita para el avance político progresista es o una nueva ola de lucha social, especialmente de los trabajadores organizados, en silencio durante los últimos tres años, y / o una mayoría electoral por la independencia de Cataluña el 27 de septiembre en las elecciones plebiscitarias autonómicas.

Ello sacudiría la política en el Reino de España como ninguna otra cosa.

[Dick Nichols, amigo y colaborador de Sinpermiso, es el corresponsal en Europa, con sede en Barcelona, de las revistas australianas Left Green Weekly y la Revista Internacional de Renovación Socialista Links. Esta es una versión editada y ligeramente ampliada de una charla el pasado 7 de mayo en Sydney.]

Traducción para www.sinpermiso.info: Gustavo Buster

Sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores

Powered by Drupal - Design by Artinet