Donate to Links


Click on Links masthead to clear previous query from search box

GLW Radio on 3CR



Recent comments



Syndicate

Syndicate content

El movimiento obrero venezolano en la encrucijada

por Kiraz Janicke y Federico Fuentes
Rebelión

Primero vino la decisión del 9 de abril, cuando el presidente
venezolano Hugo Chávez, tras una larga lucha de los trabajadores,
renacionalizó la acería Sidor que un gobierno anterior había
privatizado en 1997.

Poco después la Fuerza Socialista Bolivariana de Trabajadores, una
fracción de la Unión Nacional de Trabajadores (central chavista) se
separó y lanzo una llamada a una nueva federación nacional.

A los dos días, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Roberto
Hernández (miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV,
que había formado parte del Partido Comunista de Venezuela, PCV)
reemplazó como Ministro de Trabajo a José Ramón Rivero, miembro de la
FSBT a quien los trabajadores de Sidor acusaban de oponerse a su
lucha.

Estos sucesos han vuelto a poner de relieve la cuestión del papel de
los trabajadores en la Revolución Bolivariana de Venezuela cual
participación como clase organizada en este proceso que busca
construir el socialismo del Siglo XXII ha sido, en el mejor de los
casos, esporádica.

Sindicatos neoliberales

Antes de la elección de Chávez (1998) dos partidos tradicionales
habían dominado por cuarenta años el sistema político venezolano: los
demócratas cristianos del COPEI y los socialdemócratas de AD (Acción
Democrática). La principal federación de sindicatos, la Confederación
de Trabajadores de Venezuela (CTV) se había subordinado rápidamente,
tras originarse en luchas de los trabajadores, al AD. Durante las
décadas del 80 y del 90 se convirtió en un bastión de apoyo a las
políticas de los sucesivos gobiernos neoliberales.

En 1998, Chávez llegó a la presidencia con una plataforma
antineoliberal. El contexto era de privatización rampante, creciente
informalización, desempleo en alza violenta y 80% de pobreza. Su
elección no solo puso fin a futuras privatizaciones (entre otras,
estaban en carpeta la industria petrolero y de electricidad) sino que
además dio lugar a una nueva era de políticas de estado dirigidas a
darle poder a los pobres y los explotados. Esto provocó un impacto
profundo en el movimiento obrero.

En 2005 visitábamos Venezuela. Un grupo de sindicalistas de la ciudad
industrial de Valencia nos comentaba por entonces lo que había
significado para los trabajadores la presidencia de Chávez. "Si
recorres las fábricas, verás que en todas han brotado nuevos grupos
[de sindicalistas] porque ganaron referendos; las nuevas leyes
[introducidas por el gobierno de Hugo Chávez] los protegen", nos
explico Luis Flugo. Flugo es uno de los militantes sindicalistas de
las nuevas camadas, y en ese momento su sindicato estaba en una lucha
que llevaba ya 9 meses contra la compañía de gaseosas Aseven (KR).

"Eso es lo que ayudó a quitarse las anteojeras y ver que los
trabajadores pueden ganar sus derechos". Las nuevas leyes autorizaban
a los trabajadores a tener referendos en sus lugares de trabajo, donde
decidirían quién supervisaría su convención colectiva; con esto se
abría el camino para que una nueva generación militante surgiera de
las bases.

Las nuevas leyes y la política gubernamental dieron herramientas a la
lucha de los trabajadores. Pero lo que sacudió profundamente al
movimiento obrero fue la lucha desde abajo. A partir de fines de 2001,
la CTV empezó a colaborar abiertamente con la federación patronal
Fedecámaras en una ola de protestas derechistas antigubernamentales, y
terminó participando del fallido golpe contra Chávez de abril de 2002.
En ese contexto, un conjunto de sindicalistas prorevolucionarios votó
en septiembre de ese año contra la ruptura de la CTV para constituir
una nueva federación de trabajadores: prefirieron seguir dando la
lucha para conquistar la conducción de la CTV.

La Nueva Federación

Los trabajadores, como clase organizada, entraron en la liza por la
revolución debido al lockout patronal que se inició en diciembre de
2002 (y que, otra vez, tuvo abierta participación de la CTV). Hubo una
ola de cierres de fábrica, y en especial un cierre y sabotaje
gerencial de la petrolera nacional venezolana PDVSA. En ese momento
los trabajadores entraron en la escena y comenzaron a tomar control de
sus fábricas; en particular, volvieron a poner en marcha los sectores
eléctrico y petrolero, lo que fue crucial para quebrar el lockout
patronal.

Esto llevó a una ruptura definitiva con la CTV; los sindicalistas
militantes trataron de constituir una nueva federación de trabajadores
revolucionaria.

El 5 de abril de 2003 nació la Unión Nacional de Trabajadores. El 24
de octubre de 2005, Diana Barahona escribía para la revista
CounterPunch que si bien "quedaron irresueltos [en el primer congreso
de la UNT] asuntos fundamentales, esenciales para un sindicalismo
democrático..., sobre los principios y el plan de acción había un
acuerdo general."

Desde el gobierno -y a partir de la constitución- se apoyó la
participación obrera y la cogestión en la industria; hubo una
moratoria oficial en los despidos de los trabajadores peor pagados.
Los afiliados a la UNT crecieron espectacularmente: en 2003-2004,
representó el 76,5% de las convenciones colectivas firmadas y superó
rápidamente a la CTV como principal federación de trabajadores.

Pese a este crecimiento, solo poco más del 20% de la fuerza laboral
formal está sindicalizada, y el 47% de los trabajadores, según las
últimas cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, están en el así
llamado "sector informal".

En 2005 se llegó al pico máximo, cuando alrededor de un millón de
trabajadores participó de la marcha caraqueña del Primero de Mayo
organizada por la UNT bajo la consigna "Cogestión es revolución", y
"Los trabajadores venezolanos estamos construyendo el socialismo
bolivariano".

Tanto Chávez como el movimiento obrero hicieron propia la consigna
"Fábrica cierra, fábrica abierto bajo control obrero": una lista de
800 fábricas que, en todo el país, habían sido cerradas, quedaron
señaladas para su recuperación.

Divisiones y retrocesos


Sin embargo, tres años después solo se había recuperado un manojo, y
en varios casos de importancia hubo retrocesos en los procesos de
cogestión obrera, incluso algunos que fueron derrotados por completo.

Muchos sindicalistas admiten hoy que el movimiento obrero nunca estuvo
tan disperso y fragmentado como ahora, a 9 años de gobierno de Chávez.
A esto han contribuido varios factores, incluidas agrias divisiones en
el movimiento sindical mismo, la diversidad de visiones sobre la
experiencia cogestionaria, y asuntos tales como la autonomía y
democracia sindical.

Desde su origen mismo, la UNT naufragó en debates y conflictos
internos. La ausencia de estructuras internas y la horizontalidad,
quizás necesarias al principio pero jamás corregidas, llevaron a que
la UNT tuviera 21 coordinadores nacionales. El forcejeo fraccional
llevaba a postergar permanentemente las elecciones, y las diferencias
políticas, junto a las rivalidades personales, dominaron cada vez más
la federación. Se llegó al punto de que cada corriente actuara
independientemente de las otras, aunque todas en nombre de la UNT.

Esta falta de estructura llevó a que la Central Unitaria de
Trabajadores de Venezuela (CUTV), alineada con el PCV, decidiese
quedar fuera de la UNT.

Ya para cuando se celebró el segundo congreso, en 2006, habían
aparecido cinco grandes corrientes políticas: la FSBT (originalmente,
Fuerza Bolivariana de Trabajadores; antecede a la UNT como corriente
de la CTV) dirigida por Oswaldo Vera; la corriente de Alfredo Maneiro
y sus dirigentes clave Ramón Machuca (siderúrgico) y Franklin Rondón
(sector publico); el Colectivo de Trabajadores en Revolución (CTR),
dirigido por Marcela Máspero; la Corriente Clasista, Unitario
Revolucionaria y Autónoma (C-CURA), dirigida por Orlando Chirinos y
Stalin Pérez Borges; y Autonomía Sindical, un grupo más pequeño que
dirige Orlando Castillo (aliado en ese tiempo con el PPT, Patria Para
Todos).

La FSBT y la corriente de Alfredo Maneiro incluían dirigentes de las
mayores federaciones sindicales (en especial en el sector públicos y
en la industrias de propiedad estatal, donde trabajaban para mantener
el control); en cambio, CTR y C-CURA se concentraron en promover la
discusión de la cogestión y en ganar los nuevos sindicatos emergentes,
que brotaban por lo general en el sector privado.

La situación estalló con una discusión envenenada que tuvo lugar en el
congreso de 2006. Formalmente, se discutía el cronograma electoral.
Pero esto enmascaraba en realidad diferencias personales e
ideológicas, incluyendo la de cómo relacionarse con el gobierno de
Chávez.

CCURA parecía tener la mayoría. Planteó la realización de elecciones
inmediatas. Las demás fracciones plantearon que debían posponerse
hasta después de las presidenciales del 2006, para no restar fuerzas a
la campaña. El congreso terminó en el mayor desorden, y desde entonces
la UNT dejó de funcionar, de hecho, como federación nacional, pese a
que sigue habiendo cierta cantidad de regionales fuertes.

Otro rasgo del movimiento sindical, que se agrega a estas divisiones,
y que llama mucho la atención en medio de los revolucionarios cambios
sociales que tienen lugar en Venezuela, es la ausencia de toda
estrategia política orientada a la profundización del proceso
bolivariano hacia la construcción de un socialismo y de un control
genuino de los trabajadores.

Esto se refleja en el abrumador economismo de sus planteos. El
académico marxista canadiense Michael Lebowitz lo describe en estos
términos: "Toda su orientación es hacia la elevación de salarios, y
tienden a actuar como una aristocracia obrera en una sociedad llena de
pobres".

Al igual que su antecesora la CTV, la UNT ha evitado, por lo general,
la organización de los trabajadores del sector informal. Esencialmente
se dedica a las exigencias de la capa más privilegiada de los
trabajadores venezolanos. Esto llevó a que el movimiento sindical
organizado y las masas de venezolanos pobres que constituyen la
columna vertebral de la revolución bolivariana transiten caminos que
no se tocan.

Los nuevos hechos políticos

En 2007 una serie de nuevos hechos políticos -la formación del Partido
Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que une muchos grupos favorables
a Chávez y centenares de miles de chavistas, la propuesta de reformas
constitucionales de Chávez que apuntan a "abrir el camino al
socialismo" y la designación de José Ramón Rivero, líder de la FSBT,
como Ministro de Trabajo- provocaron nuevos debates en el movimiento
sindical.

Si bien casi todas las corrientes acordaban en la necesidad de
incorporarse al PSUV, la CCURA no estuvo de acuerdo. Un ala, dirigida
por Chirinos, se basó en comentarios de Chávez sobre la "autonomía
sindical" para rechazar el ingreso al PSUV y pasar a posiciones de
mayor dureza frente al gobierno que incluyó una llamada al voto nulo
en el referéndum de la reforma constitucional del 2 de diciembre de
2007.

Pero la mayoría de CCURA votó a favor del ingreso al PSUV,
constituyendo la corriente Marea Socialista bajo la conducción de
Stalin Pérez Borges.

Una serie de conflictos crecientes entre los trabajadores y el estado
abonaron el debate sobre cómo debía vincularse con el gobierno el
movimiento obrero. A medida que crecía la presión por la participación
obrera, hubo fracciones de la burocracia estatal que, defendiendo sus
propios intereses, empezaron a minar activamente el proceso.

Un ejemplo es lo ocurrido en la eléctrica estatal CADAFE. Allí, tras
una larga lucha donde se ganó el derecho de los trabajadores a
participar de la convención colectiva, y a tras el establecimiento de
comités de trabajadores para llevarlo a la práctica, la gerencia se
movió de tal modo que aplastó toda participación real y la limitó a
decidir qué decoración navideña debería cubrir los salones de las
oficinas administrativas.

En varias y diversas esferas de la sociedad venezolana se ha repetido
este patrón de conducta: las bases, aliadas con Chávez, empujan a
favor del poder popular, los sectores de la burocracia estatal, que no
quieren ceder el control, resisten. Estos intereses creados coinciden
con el ala derecha del campo chavista, que tiene fuerte peso
institucional y trata de sofrenar el proceso revolucionario.

El conflicto ha llevado a una discusión sobre el papel que deberían
tener los trabajadores en el manejo de la economía. Hay quienes apoyan
uno de mayor pasividad, mientras otros exigen una participación y un
control obreros más activos.

Como respuesta, se constituyó el FRETECO (Frente Revolucionario de
Trabajadores de Empresas en Cogestión y Ocupados), que agrupa buena
parte de los trabajadores en las pocas fábricas recuperadas que aún
existen.

El nombramiento de Rivero como Ministro de Trabajo dio un impulso
espectacular al conflicto entre el movimiento obrero y el estado.

Se metió en las peleas para promover su propia corriente, la FSBT.
Llegó a ponerse del lado de las patronales, como en el caso de
Sanitarios Maracay, una fábrica ocupada de cerámicos donde, según
afirman los trabajadores, intervino para crear un sindicato paralelo y
devolverle la planta al patrón. La situación se hizo más aguda en
Enero, con la pelea por Sidor.

Tras más de un año de lucha por el convenio colectivo, los
trabajadores de Sidor se vieron de pronto enfrentados abiertamente no
solo con la gerencia sino también con las políticas del gobernador
"chavista" local, Francisco Rangel Gómez, y con las del Ministro de
Trabajo, quien trató de imponer un referendo sobre la oferta salarial
final de la empresa. En determinado momento, la Guardia Nacional y la
policía local reprimieron brutalmente, con gases lacrimógenos y balas
de goma, a los trabajadores.

El Ministro de Trabajo, además, calumnió a los trabajadores de Sidor:
los acusó de "contrarrevolucionarios" y mintió al afirmar que habían
apoyado el lockout patronal de diciembre de 2002. En realidad, habían
tomado control de la planta, heroicamente, para ayudar a quebrarlo.

Finalmente, Chávez sobrepaso a Rivero para solucionar la situación,
remplazándolo con el vicepresidente Ramón Carrizales, quien el 9 de
abril anunció que su gobierno había decidido nacionalizar la planta.

«Este es un gobierno que protege a los trabajadores» dijo Carrizales,
«y jamás se pondrá del lado de una compañía transnacional».

Nuevo vigor en el movimiento obrero

Los trabajadores de Sidor habían venido reclamando esto desde mucho
tiempo atrás. La decisión dio nuevas fuerzas al movimiento obrero,
como explica Marcos García, un dirigente del sindicato del sector
publico, FENTRASEP: «Con la victoria de los trabajadores de Sidor y el
pueblo de Guayana, que lograron la nacionalización del principal
productor de acero de América Latina, el movimiento obrero produjo un
cambio en todo el país».

Fue entonces que Rivero lanzó un ataque público contra la UNT,
declarando al diario regional venezolano Notitarde que "la Unión
Nacional de Trabajadores no representa el espíritu del proceso
revolucionario venezolano".

El 13 de abril, Rivero anunció, junto al Diputado de la Asamblea
Nacional y coordinador del FSBT Osvaldo Vera, la constitución de una
nueva federación sindical nacional. Llamó a los sindicatos a
desafiliarse de la UNT, y se declaró sostenido por 17 de las
principales federaciones sectoriales.

Pero Chávez, durante un acto ante 300 000 partidarios durante el sexto
aniversario del golpe de 2002, elogió a los trabajadores de Sidor. Y
llamó a la clase trabajadora a tomar un "papel protagónico" en la
revolución. "La clase trabajadora", insistió, "es fundamental en toda
revolución socialista".

En lo que parece un repudio claro del derechismo de Rivero en Sidor y
de su apoyo público a la partición de la UNT, dos días después fue
echado, reemplazado por Roberto Hernández.

El nuevo ministro llamó a la unidad, y propuso una constituyente
sindical para refundar el movimiento obrero. Tiene el apoyo de C-CURA,
Marea Socialista y CTR.

Un tema importante es lo que vaya a pasar en Sidor: ¿se desplegará el
espíritu creador que demostraron durante el combate sus trabajadores,
y participarán activamente de la gestión de la empresa? ¿O se los hará
volver a la simple lucha por un convenio colectivo mejor, como ya
sucedió con los trabajadores del sector eléctrico?

Y el movimiento obrero tiene preguntas aún más amplias ¿Podrá superar
su seria división, que podría llegar a profundizarse con el llamado
por una nueva federación, alternativa a la UNT?

No cabe duda de que, como mínimo, la UNT tiene que ser fundada de
nuevo. Pero para ello se hace necesario un diálogo entre las distintas
corrientes, y -más importante aún- un proceso democrático que permita
a los trabajadores de filas crear un movimiento sindical genuinamente
revolucionario, capaz de hacer que la revolución bolivariana avance
hacia el socialismo.

[Kiraz Janicke escribe para Venezuela Analysis. Federico Fuentes es
cooperante del Centro Internacional Miranda en Caracas, Venezuela, y
parte del redaccion en Caracas del periodico Australiano Green Left
Weekly
.]

Powered by Drupal - Design by Artinet